Según http://papeltermico80.es, en el mundo de los negocios online cada vez es más complicado lograr diferenciarse de los competidores.

Es por eso que cada vez hay más empresas que se dedican a la “personalización” de establecimientos como los restaurantes temáticos, centros de ocio, tabernas, etc. y también más tiendas online.

Con la llegada de este tipo de estrategias de marketing, los comerciantes están continuamente buscando nuevos alicientes para sorprender a sus clientes con cada visita.

El uso de diferentes temáticas, sonidos o colores, es un asunto que llega hasta el más mínimo detalle, como por ejemplo, el uso de rollos de papel térmico de colores para dar los tickets de compra.

Un color nos ofrece sensaciones y sentimientos que, por ejemplo, un sonido sería incapaz de darnos. Son emociones que se guardan en la memoria y nos dan impresión de confianza en la empresa, y de gusto por los detalles.

Se convierten así en la referencia permanente de la empresa, de manera que si tenemos que guardar el ticket como comprobante de compra, asociaremos ese color con la tienda en la que hayamos comprado el producto.

Advertisement

A fin de cuentas, y a modo de despedida con el cliente, el color se convierte en un método sutil y efectivo de publicidad, que con el tiempo consigue la fidelización y la confianza de quienes llegan al establecimiento. Supone además un toque de “distinción”, que seguro que llega a la memoria de los clientes de manera más fácil.

Volviendo al tema de la “personalización”, es curioso ver cómo cada vez más establecimientos tradicionales y con una imagen de marca muy establecida optan por cambiar totalmente la imagen de sus tiendas/restaurantes/almacenes.

Es bien sabido por todos que los cambios suelen asustar las personas, pero un cambio de imagen bien planificado puede dar resultados muy satisfactorios.

Advertisement

Un ejemplo curioso de cambio radical lo tenemos con las hamburgueserías Mcdonald’s, que de tener una imagen bien establecida con su logotipo en fondo rojo, cambiaron radicalmente toda su gama de colores a verde de buenas a primeras.

Un ejemplo más de que la personalización de un establecimiento puede marcar la diferencia entre ser uno más, o ser el mejor.